Guerra al dolor. La sedación consciente o sedación por inhalación es una técnica por la cual el paciente respira una mezcla de óxido nitroso (N2O) y oxígeno (conocido como aire feliz o gas de la risa) que rápidamente produce una agradable sensación y relajación. El paciente permanece consciente durante todo el tiempo. El objetivo no es la total eliminación del dolor (normalmente se sigue necesitando anestesia local) pero controla el miedo y la ansiedad del paciente durante el tratamiento. El uso de técnicas de semi-hipnosis por parte del profesional es esencial para un control con éxito de la ansiedad.

VENTAJAS

  • Efecto rápido (baja solubilidad sanguínea).
  • Rápida eliminación (no es necesaria un área de recuperación).
  • Sin efecto “resaca”.
  • Efecto dosis/respuesta controlado.
  • Total seguridad para el paciente y el profesional.
  • Fácil de administrar.
  • Sin monitorización específica (la propia auxiliar dental)