Anomalías esqueléticas, funcionales o hábitos

La primera revisión con el Ortodoncista es muy importante para todos los niños, incluso para los que aparentemente tienen una boca sana. Los problemas ortodóncicos no siempre van unidos a la estética, la única detectada por los padres. La alteración funcional y otros problemas derivados de la mala colocación de sus dientes, y que pueden condicionar la salud de nuestros hijos, solo pueden ser diagnosticados por el Ortodoncista.

La Ortodoncia Dentomaxilar se utiliza en periodos de crecimiento comprendidos entre los 7 y los 10 años de edad para corregir anomalías funcionales, esqueléticas o hábitos. Suelen ser aparatos removibles y son muy variados dependiendo del objetivo del tratamiento.

Aunque estos aparatos pueden mejorar el alineamiento, no es su cometido principal; ésto se realiza de modo más eficiente con aparatos fijos tras el completo recambio dental generalmente a los 11-12 años de edad.

Si tiene hijos en esta edad pida cita en nuestros centros, valoraremos su caso para su tranquilidad y el bien de su niño o niña, sin ningún tipo de compromiso.