En la parte posterior del maxilar superior, a la altura de donde están las muelas, el hueso contiene una cavidad de aire, de mayor o menor tamaño, comunicada con la nariz, que es el seno maxilar. Es una cavidad en el hueso, recubierta por una fina membrana.

El tamaño del seno maxilar es mayor cuanto más espacio le dejen las muelas. Si se pierden las muelas, al cabo de los años, el seno maxilar suele hacerse más grande, y dejar el hueso debajo de él con poca altura.

Si el tamaño del seno maxilar es muy grande, puede no quedar espacio de hueso suficiente para poner implantes rodeados de hueso, y ello requiere con frecuencia usar técnicas de aumento de la altura del hueso que queda debajo del seno. Estas técnicas se denominan ELEVACIÓN DE SENO (maxilar).

En la elevación de seno se introduce injerto de hueso debajo de la membrana del seno maxilar, para crear nuevo hueso por debajo de la misma, de forma que aumente la altura para poder colocar el/los implantes.

Hay dos tipos de elevación de seno:

  • Interna: se introduce el hueso que aumentará la altura, por el propio orificio por el que se colocará el implante, empujando la membrana hacia arriba, sin romperla. Se emplea si la cantidad de hueso adicional necesario no es poca.
  • Externa: se introduce el hueso que aumentará la altura, a través de una ventana en la pared anterior del seno, empujando cuidadosamente la membrana hacia adentro y arriba sin romperla. Se emplea cuando se requiere mucho aumento de altura de hueso.